miércoles, 9 de abril de 2014

Trepanar

No sé si en algún momento profundicé mi teoría de los Local Natives. No lo sé. Pero hoy me di cuenta de que cada vez que escucho 'Heavy Feet' no puedo dejar de cantarla por días. De todo lo destacable que pueden tener, quiero rescatar ese sello inconfundible en la guitarra, con sus toques agudos e impactantes que saben como mantener el marco de cada una de sus canciones. Me pasó con 'Colombia' también, que si bien es más lenta, tiene su grado de golpe sin escaparse de la sutileza de sus letras.
Es cierto, Local Natives han crecido en tono y presentación, me gustaría verlos por estos lugares en el próximo tiempo, sin duda una presentación de alta complejidad.

Y bueno, ha sido una semana tormentosa, uno de los integrantes de mi dentadura me ha hecho sufrir como nunca en la vida, tanto así que llegaron a trepanar al pobre. No voy a mentir, lloré cuando escuché esa palabra. Me imaginé el apocalipsis.
Luego de tal evento, me subo al auto y echo a andar el iPod ¡Sorpresa! Me topo con el clásico de los australianos de The Temper Trap y hasta ahora no dejo de darle un poco de vueltas. 'Sweet Disposition' tiene algo. Tiene todo probablemente, una voz cautivante y la reiteración del acorde necesario para saber que vas a tener que dejarla en repeat por lo menos un par de veces.

Sin dejar en el tintero, quiero sacar al recuerdo el hit de los Funeral Suits… Sí, la típica 'All those friendly people'. Me la mostró un amigo hace un rato y cada cierta cantidad de tiempo se apodera del playlist. Tiene de todo, desde una letra sugerente y a veces hostil, hasta la iteración necesaria de aquellos acordes que pueden hacer una canción entre adictiva y popular. Esta vez quise hablar de ellos porque a pesar de haberla escuchado más de 30 veces en total, siempre hay algo nuevo que rescatar en la subjetividad de sus frases.

Por otro lado, no he indagado en aquellos ritmos más danzarines. No he tenido ni ganas ni tiempo de andar bailando por la ciudad. Creo que me puse vieja.

miércoles, 2 de abril de 2014

Doble dosis de Lollapalooza

Pasó el último fin de semana de marzo y con él uno de los mejores shows que he visto, gritado y saltado en vivo.
Si en ese momento me hubieran dicho si me tatuaba Arcade Fire en la frente, hubiera respondido que sí.
La emoción me sobraba, iba en un principio por uno de mis favoritos, Phoenix que dentro de todo estuvieron fantásticos, increíbles, con su continuidad y tremendos hits que claramente el 20% de la popular asistencia conocía.
Yo me volví loca, me los había perdido las veces anteriores de puro gil. Esta vez las expectativas no eran menores… Iba preparada, mental y musicalmente. Gritando como una verdadera gruppie, en cualquier momento arrasaba con la multitud y llegaba adelante a decirle a estos franchutes lo mucho que los admiraba, pero me abstuve. Guardé lo poco de compostura que me quedaba y me quedé a unos metros gritando a niveles descomunales las letras de cada una de las canciones del setlist que se mandaron. Pobre del que estaba adelante mío, más de una vez llevó sus dedos a sus oídos sin hacer otro gesto más que una mueca de dolor.
Como dije, iba preparada, incluyendo mis cuerdas vocales.
Si bien no llegué muy adelante, morí y reviví tanto con 'Consolation prizes' como con 'If I ever feel better' y 'Love like a sunset' y con cada una de las elegidas… De que son secos, son los más. Sonaron perfecto, me da lo mismo lo que digan de lo técnico, musicalmente se las ganaron todas el sábado. Me imagino este concierto en un ambiente más cerrado, más íntimo y con los asistentes precisos… ¡Qué ideal! Una banda que está muy lejos de decepcionar a su público con sus presentaciones en vivo. Secos.
Superando este momento avanzamos al día dos.

Al día dos, en donde la verdad me comían los nervios por una que otra situación académico - profesional, obligada a llegar tarde, a perderme el show del Julian Casablancas, que aparentemente recibió muy malas críticas.
Bueno, luego de ver bailar a mi amiga con Vampire Weekend y bajar un poco las revoluciones con la jovencita ganadora del Grammy, sí, la mismísima Lorde, de quién quiero recalcar su increíble trabajo, no así sus técnicas de baile… Pero bueno, debo decir que cada día me cae mejor, más luego de enterarme que rechazó telonear a la aclamada Beyoncé.
Después vino lo realmente bueno, nos preparamos, nos instalamos, como vimos que nadie se entendía mucho en el contexto, avanzamos cada vez más adelante. La verdad es que mi concepto de adelante dista mucho de la primera fila, pero estábamos relativamente cerca del escenario.
Y entonces empezaron. Salió Arcade Fire y se lanzó a la vida con 'Reflektor'. Díos. Fue algo increíble. Me gusta Arcade Fire, pero me da la impresión de que en vivo echan a andar un mecanismo hipnotizante que no me dejó parar de saltar y gritar todas y cada una de sus canciones.
Me acuerdo de la cara del gil que estaba adelante mío, mirando incomprendido y pensando '¿Cómo chucha salta y grita tanto?' Yo tampoco lo sabía.
Enloquecí con mi favorita del último disco 'Afterlife' y ya no daba más cuando empezó 'Ready to start', a mi juicio una de las mejores de la noche. Y sinceramente, no fallaron en ninguna. Más feliz estaba cuando empezaron a terminar con 'Wake up' luego de haberle repetido y gritado toda la noche a mi amiga que sí o sí la tenían que tocar.

Pensé que sería algo momentáneo, que sobreviviría, pero me di cuenta de que la situación era importante, me había superado, había vivido buenos conciertos pero este… este tuvo algo que me mantuvo con la idea de que eran lo mejor de este Lollapalooza 2014. Y que si no volvían sería ilegal.
Considerando la longitud de sus canciones, faltó tiempo para poder asumir más de la esencia de estos secos canadienses. No sé cual es la fórmula, pero fueron un éxito. Un éxito que a pesar de haber visto algo de lejos, no puedo sacar de los flashbacks del fin de semana ni del playlist actual.
Volverse adicto a Arcade Fire está más que recomendado.



lunes, 24 de febrero de 2014

Febrero con cara de agosto

Y bueno, estoy de turno then again. La verdad es que siento como lentamente se van profundizando estas formaciones que alguien decidió llamar ojeras... Y a pesar de recibir pacientes de hasta 5 años menos que yo que me digan lo joven que me puedo ver... Sigo sintiéndome de 50 y pasando por agosto de este año. Es que las cosas cambiaron y la carga se vino con todo.
Con agregar que mis curiosidades musicales se han visto limitadas por la horripilante falta de tiempo que inunda los primeros meses del año.. Siento como si llevara una eternidad en este escritorio siendo que sólo van 3 semanas . Que horror eh?
Y que va, hace poco dentro de lo que recuerdo, ya que el principio de Alzheimer no puede ser más evidente en quien escribe, me topé con Temples. Esta bandita medio psicodélica de la que muchos hablan y comentan. Que va siguiendo un poco la línea de Tame Impala y Pond, pero a mi juicio con algo más de dinámica en sus armonías. Mantiene bien el componente místico que todos queremos presenciar cuando vengan y son agradables para quien quiere sentarse un domingo a pensar en cuanto dura la sombra del árbol más alto. Empezó todo con 'Shelter Song' y de ahí me devoré su álbum. 

Perdón por lo precario de mi post, pero estoy en el escritorio más feo del mundo, escribiendo desde mi teléfono... Artefacto del que últimamente el 80% de la población depende hasta para despertar, una relación íntima con un dispositivo que le puede contar hasta a Osama en que puto lugar del mundo estamos... A lo que hemos llegado. Y aún así, figuro escribiendo desde uno de ellos. Que sencillo, yo creo que antes de casarme (si es que lo hago) voy a tener más tiempo invertido en teclear estupideces que en la mismísima relación interpersonal.
Luego, debo confesar mi falta de convicción inicial al indagar el 'New' de Sir Paul... Tuve que tragarme las ideas y aceptar que se trataba de un MUY buen trabajo, además de pasar horas repitiendo 'Queenie eye' en cualquiera de las circunstancias que impliquen reproducciones voluntarias de alguna canción. Si, es buenísima, al igual que muchos otros temas de este distinguido Sir.

Y la razón de porqué me puse a escribir así, en la mitad del turno, es porque me di cuenta que necesito pensar en cosas más importantes... Más relevantes que traer vidas al mundo, llevo casi 2 meses en el mismo tema y... Prefieron un hueso quebrado antes que esto. 

Nunca relaté qué fue de mi viaje a tierras colombianas, lo recuerdo ahora que invoco una de las bandas de aquella tierra que supo cautivarnos a todas las amigas que se nos ocurrió ir a este lugar tan amplio y diverso en todo sentido. Hablo de Bomba Estéreo, a quienes he tenido el tremendo gusto de ver en vivo 2 veces, ambas el 2013. Y a quienes vine a investigar con más profundidad antes de partir a su país original. He de confesar que esta cumbia psicodélica siempre ha tenido lo suyo pero en una forma destacable. Temas que guardan un acorde en un lapso de sobriedad, pero que te sacan más de un paso al seguir el ritmo con la patita. Y letras que me fui imaginando con algunos de los lugares donde fuimos a parar.
Me gustan muchas canciones de ellos, pero ahora último me pegue con 'El alma y el cuerpo'. No se sí tendrá o no algo de chula, pero es una base buenísima, tanto que me permite obviar el extraño video que le hicieron estos colombianos. Se la dejo, si puede indagar más de ellos, hágalo pues, que vale la pena.

A penas pase más de 24 horas seguidas en mi casa, prometo un post como la gente. ��

lunes, 20 de enero de 2014

Un souvenir

Y bueno, figuro de guata leyendo cualquier cosa. Pensando en lo que tenía 2 semanas atrás, en todo lo que presencié y en todo lo que sumergí mis ideas. Depresiva y magníficamente me acompaña The XX en su totalidad discográfica. 

Resulta que me fui de viaje, algo de lo que quiero hablar después, con más tiempo. 
Pero, más allá de vacaciones fueron un par de encuentros, uno conmigo y el otro con el azar.
Algo extraño e impensable que a personas como a mi, no le pasan. 
Recuerdo lo tranquila que podía estar, dentro de todos los contra que tuve, me topé con una sensación de quietud en el todo, sensación que ciertamente no fui a buscar. Fue como salir a la calle y por esas cosas de la vida te topas con Bob Marley. Te enfrentas a lo que no habías escuchado que necesitabas durante todo el tiempo que llevas frente a requerimientos sociales, personales, creativos, de espacio, etc. 
Fue un click. 
Muy extraño.
No lo reconocí hasta días después de aterrizar en Santiago, cuando me di cuenta que podríamos haber aplazado el viaje algunas horas y haber compartido un poco más en esa comodidad nueva, distinta... Lejana.
Hoy es una utopía. Hoy es la distancia lo que la define. Y yo sigo en ese ondulante pensamiento, hasta que cada segundo de la locura cometida de esta sociedad se devore los miles de kilómetros que nos separan de la otra realidad.
Si bien el año pasado fue algo introspectivo, en lo que va de 2014 he pensado en profundizar ese arte de saber cómo y cuándo mirar hacia adentro y de contemplar cuando de verdad haya que hacerlo.. Y no dejar pasar la vida porque no sepa que es ella. 

Y como hoy se hicieron presente las Warpaint con su último muy buen álbum, me quedé bien pegada con 'Love is to die', así como para darle más dramatismo a la cosa y quizás soltar una que otra lágrima nostálgica, asociado a todos los acontecimientos que masivamente he presenciado en las últimas 30 horas de vida hospitalaria.
Seguiría explayándome en esta explicación pseudo espiritual a tanto pensamiento entremezclado, pero me dio sueño.

jueves, 19 de diciembre de 2013

Semi-formal

Hoy comprendí porqué uno de los blogs que sigo eligió 'AM' de los Arctic Monkeys como el disco del año. Lo había escuchado pero nunca con tiempo, con calma, caminando tranquilamente como hoy. Me puse a vagar por Santiago a esa hora del calor máximo y me di cuenta que cada vez que volvía a ver el nombre de la canción, el dispositivo de Apple se encargaba de recordarme que era esta banda inglesa a la que la ha ido tan bien. Considerando que era inevitable distinguir en cada track el interesante tono de voz de Turner, hay una notoria evolución en la construcción de cada tema, yo creo que es parte de la evolución natural de una banda que aprende a sobrellevar el tiempo. Y da como para pensar que sea el álbum del año ah.. Con tanto hit dando vuelta, caché que hasta me sabía más de un coro mientras caminaba.
Y 'Why'd you only call me when you're high?'… Loco que canción más for real ¡en serio! Es cómo para mandarse un '¿A quién no le ha pasado?'

Y además, como en un racconto bien planeado, reaparece en mi playlist 'Our love to admire' de Interpol. Que la verdad, los tenía medios botados. Empecé a cantar el inicio de 'Heinrich Maneuver' y no paré. Después seguía pegada con 'No I in threesome' que para qué estamos con cosas, tremenda canción… 'la vida es vino'. Y como el racconto fue con todo, me salté al 'Antics', fascinada porque en este los conocí, si no me equivoco fue con la buena de 'Evil'… Y de ahí no desaparecieron, queridos y partners de mi noche de jueves, abandonada por el resto de los mortales.

Por otro lado, los contextualizo con la situación 'cama'… La pobre figura invadida de ropa y todavía no sé cual de todas la combinaciones dejar fuera. Mañana tengo una instancia 'semi-formal'. Sorry pero alguien me puede explicar porqué ese dress code es TAN complicado para una mina… Lo único en que pensé hoy fue '¿QUE CHUCHA ES SEMI-FORMAL AH?' Así que ahí está abierto el debate, contienda, guerra mundial o como quiera llamarlo entre los vestidos y las faldas. A eso le agregué un poco de este synth indie dream pop prefabricado de I Break Horses, con sus conocidos temas muy texturados, muy llenos de colores. Eso me pasa con estos suecos, son coloridos con sus melodías. Hoy fue el día de 'Denial' del álbum Chiaroscuro, de todas esa la escuché muchas muchas veces y me di cuenta del colorido. No, no estaba bajo el efecto de algún psicotrópico, solo estaba sumida en mi felicidad caminando kilómetros con un tremendo soundtrack mirando para donde todos no miran en la calle… Hacia arriba, hacia donde se pierde el límite entre el azul etéreo del cielo con el de la ventana espejada del edificio oficinista santiaguino. Yo creo que el calor me hizo alucinar.

Luego mientras volvía, ya sin la encandilante luz del sol, me fui en la media volá gracias a Tame Impala. Las místicas fuerzas del azar me mandaron 'Alter Ego' justo en ese momento en que vas pensando que tú y nadie más que tú eres el responsable del curso que toman tus acciones, decisiones, entornos, etc. Sí, sé que suena súper lógico, pero de repente uno lo olvida y empieza a buscar responsables en agentes ciegos de nuestro propio andar. 'The only one who's really judging you is yourself…' Y bueno, seguí con los australianos y su 'Music to walk home by', entendiendo el porqué del nombre.

Voy a seguir interrogando a mis poleras, el casting para mañana está polémico.

domingo, 15 de diciembre de 2013

Hablemos

Así que me instalé con mi poco glamorosa polera de la Betty Boop en esta tarde de domingo a pensar en lo que quería escribir. Seamos concretos, ha sido un fin de año bien tortuoso, con hartas cosas hacia donde disparar la atención.
De partida decidí darmelas de diseñadora y cortar un vestido… No sé si nos acercamos al desastre o al acierto pero sí sé que el soundtrack encargado de la inspiración tras las novedosas letras de 'Mechanical Bull' de los King of Leon, apaña. Son de esos que seguía cuando el Followill encargado de la voz tenía el pelo largo detras de sus orejas y con apariencia de homeless. Tengo mucho que recomendar de este nuevo álbum la verdad, encuentro que se encargaron de trabajar muy bien la línea que los define, con canciones tan pegotes como 'Coming back again' y 'Rock City', no los he sacado del playlist desde que cuento con todas las composiciones. Pasé por ese proceso de adaptación en forma exitosa, lentamente para ir agregándolas a las canciones que no pueden faltar cuando hablamos de este grupo tan familiar. Viene un bonus track 'Work on me', catchy. Me había pasado en el 'Come around sundown', hubo, de todas las buenas, una canción que hasta el día de hoy la escucho y quedo en blanco, no sé a dónde parte mi cabeza, la inigualable 'Back Down South', encuentro que el bonus que cité anteriormente se acerca en compás y armonía a esta dinámica canción.

Y como es fin de año nos ponemos lábiles, hace rato quiero hacer una lista de canciones entre nostálgico - depresivas pero me abstengo para no terminar llorando con algún tema de la Elena Tonra o la Mazzy Star. Para colmo me puse a ver todos los castings del famoso 'Factor X' o del 'Britain's got talent' y en serio ¿Cuál es la idea? Demasiada conmoción para un simple video. Gente que de verdad tiene una voz con la que llenaría el nacional y ahí están, tranquilamente comiéndose la vida mientras trabajan tras un mostrador… Quiero más músicos, más de los secos que te ponen la piel de gallina, más de esos que te da un no sé qué cuando toman su instrumento y te hacen saber que para eso y nada más que para eso nacieron. Si la mentalidad y la sociedad hubieran dejado un poco más de amor, armonía o simplemente intenciones de felicidad en sus cimientos ¡Qué distintas serían las cosas!
A mi lado izquierdo se despliega el escrito de Carola Pulido sobre el amor y a mi lado derecho unas lágrimas artificiales para cuando se me secan los ojos. Y mientras hablan de la globalidad del amor, más me identifico con el trance de la anhedonia. Extrañamente pasé por lapsos de un humor ambivalente para hoy quedar en cero, no me va ni me viene como se han dado las cosas y siento que el 'sentir' no alterará el resultado de lo que vamos viviendo. Paradojalmente con 'Lovin' de Millionyoung al fondo. Un grupo que encuentro se adecua perfectamente a la situación que se exponga. En otras palabras, calzan (pollo).

En unos días me voy, me voy a pasar mis vacaciones a otro lado. Luego les cuento que tal, mientras tanto tengo que ir vacunarme contra la fiebre amarilla, una enfermedad mortal.
Que pasen buenas comidas familiares.

sábado, 30 de noviembre de 2013

Calles de papel.

Mientras atardece, fíjate que estoy sentada a contraluz, con la rica brisa de las 19:42 que abunda estos días en Santiago. Sin duda la mejor hora para ir a dar una vuelta a donde sea para combatir el sedentarismo. Pero sentí la necesidad de comentar un par de sucesos recientes.
Y en el contexto que los ubiqué tengo de soundtrack ese indie folk electrónico, o cómo sea que denominen la mezcla, de los Crystal Fighters. Me dediqué a analizar esta semana la evolución de Star of Love hasta la madurez de Cave Rave, con una historia que surgió espontáneamente: Quién quiera que sea el protagonista del primer álbum, encuentra lo que busca en Cave Rave, esa era mi trama. Y así viví entendiendo desde 'Champion Sound' hasta 'You & I'. Siento que este indie/folk/dance traslada, mueve, es dinámico en su desglose. Con un dejo de raíces latinas bien mezcladas con electrónica sin caer en la monotonía de cada estilo por separado.
Me cautivó sí 'L.A calling', todavía no encuentro una explicación muy lógica pero su suavidad y movimiento me hace querer bailar cada vez que la escucho, cosa que le tocó ver a todo ser que paraba su auto al lado del mío, ese chiquitín blanco que sólo he bañado una vez en sus 11 meses de vida (imagínese cómo está el pobre).

Ayer pensaba que el mundo era de papel, mientras manejaba me imaginaba que las carreteras eran plegables, que la gente se podía esconder en los espacios que quedaban mal pegados. Con el fondo otorgado por Devendra Banhart, a quien tuve el agrado de ver, no una, sino dos veces esta semana y las dos fueron fantásticas. Pegada, no tengo otra descripción para el flacucho que se adueña del escenario con sus extravagantes expresiones y que logra que cada canción mundialmente conocida, tome otro tono al vivirla en la totalidad del presente. Desde 'Bad Girl' a 'Rats' pasando por las movidas como 'Carmensita', todo alineado en perfección, sí, perfección a pesar de lo que muchos puedan opinar, pero creo que esta extravagancia y delirio consentido le da lo necesario para ubicarlo por sobre un simple concierto.

Termina el guaguaguagua de Devendra mientras miro mi muñeca izquierda con dolor, si bueno, tuvimos una actividad extra programática y nos fuimos a subir el cerro. El problema es que la bajada fue cruenta, dolorosa ¡Destaco que no incluyó fracturas! Ese día el warm up estuvo a cargo de Cut Copy. A quienes también vi esta semana… ¡Dos veces! Qué agradecida estoy, la verdad es que si en algún momento me gustaron mucho, ahora forman parte de los favoritos. No paré de saltar, no paré de bailar, no paré de cantar, resumiendo: No estuvo bueno, estuvo increíble. ¡Me tuvo cantándole a todo el mundo 'Hearts on fire' por lo menos los 3 días siguientes! Además, el baile de Dan Whitford constituye una de las mejores puestas en escena que he presenciado, me salva de parecer una alienígena bailando entre la gente cuando empezaban a entonar 'Where I'm going'¡Que grande Dan!
Si puede véalos, no se va a arrepentir.

Sigue cayendo el sol y se hace más fría la brisa, es como estar en la playa. Podríamos hacer un mar para Santiago, sin duda una de mis propuestas para cuando sea presidente. O mejor, nos vamos de esta ciudad…
Como dice Banhart, Devendra en 'Cristobal': "Hay un mundo más allá, otro mundo más allá".
Tenía más de que comentar pero los deberes humanos de no permanecer más tiempo sentada perdiéndome cómo el tiempo se come lentamente el día, me llaman.
Un gusto.